Danzábamos y adorábamos cada gota de lluvia, tal como aborígenes después una larga sequía. No queríamos volver a casa. Pero cuando por fin regresamos, la casa no estaba

Maldición! La lluvia se la había llevado.